¿Por qué no se recomienda el acabado pulido en los porcelánico? Conoce la razón.

El porcelánico es la superficie de moda en el mundo de la cocina. Muchas de sus cualidades vienen dadas por sus componentes y su proceso de fabricación. Estas cualidades, entre las que destacan su resistencia al rayado y su prácticamente nula porosidad, hacen de él un material perfecto para su uso como encimera.

El porcelánico se compone principalmente de arcilla, feldespato y caolín. Estos componentes, depositados sobre una cinta, pasan por el proceso de prensado, dándole su espesor, y posteriormente por el horno. En este proceso de horneado la tabla alcanza hasta los 1200 grados. Gracias a estas altas temperaturas, se consolidan los materiales y se crea una corteza en su superficie. La cara superficial con esta corteza es la que desarrolla sus cualidades de nula porosidad y alta resistencia al rayado.

Pero ¿qué pasaría si puliéramos esa corteza de protección? Que desaparecería y llegaríamos al núcleo (o bizcocho) de la tabla. Esta zona no tiene las mismas cualidades que la superficie, por lo que su porosidad es muy alta y además no es resistente al rayado.

Las fábricas de porcelánico, al comprobar que el pulido no se podía realizar sobre la superficie, en una primera etapa decidieron no fabricar este acabado. Pero el mercado lo demandaba. El pulido siempre parece más limpio, refleja más luz, etc.

¿Cuál fue la solución por parte de las fábricas? Aplicar en la superficie de la tabla una capa milimétrica de cristal líquido y pulirlo posteriormente. Con este método, el aspecto del porcelánico es de pulido. Pero la superficie sobre la que se está trabajando no es un porcelánico, si no que es un cristal. Este cristal no tiene la misma resistente a la abrasión ni al corte. La superficie termina volviéndose mate en las zonas donde más se trabaja.

El porcelánico pulido es por tanto menos resistente al uso intensivo de una cocina, y si finalmente un cliente lo solicita, tendrá que comprender que es un acabado con el que tendrá que tomar precauciones extras.

¿Y tú, lo desaconsejas a tus clientes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.